sábado, 5 de enero de 2019

Lluvia En Mi Desierto

✺Autor: Marcos García Carrasco

Cuando la soledad sonríe se encuentran dos mundos con la intención de reconciliarse y se dibuja en el cielo un mapa marcado por estrellas que solo son visibles a las almas impregnadas de belleza. Entonces hay luz en cada palabra y los corazones se comunican a través de la poesía.
Enormes alas de un tono blanco mate abanican el universo y se desprenden, a la vez, las estaciones, haciendo florecer los jardines del corazón. Hay danza de atardeceres y el concierto del arroyo llena de música los más sinuosos caminos del hombre. Entonces la vida se viste de amor, y como pájaro que abandona su nido para posarse en la rama más alta y desde allí contemplar el universo, abre sus brazos y besando la espectacular obra del Creador se lleva a su pecho el mundo.


Versos que emergen de la fuente del alma

🔻 Es no fingir cuando nos vean llorando
Cerrar la puerta y seguir esperando
Es esconder la luna en las mañanas
Porque el sol está alumbrando.

🔻 Palabras muy duras que destrozan el corazón
y que regresan de tiempo en tiempo hasta hacerlo morir
Son puñales fríos en el alma del hombre que ama.

🔻 El camino solo puede parecer más largo,
pero si tienes a quien extrañar
no faltará una sonrisa en tu corazón.

🔻 En esas noches donde el sol se me oculta
y la luna se me esconde
me aferro al amor incondicional de Dios, él existe.

🔻 Tenía sed de un amor sincero y lo encontré, pero un águila lo subió a sus alas
y levantó el vuelo...

 🔻 Al irte me dijiste que el amor no muere,
que solo cambia de casa.
Espero que la próxima casa no sea la mía,
la traición mata los sentimientos.

🔻 Hay poesía
Se tiñe de azul la tarde
Duerme el sol la siesta
Canta la lluvia entre las ramas
Sabe a besos el vino
Y hay fiesta en el alma...
...cuando una mujer espera.

🔻 Oscura luz de los amores que se fueron
Profundo sueño de la noche sobre la sábana
Viejas cartas de amor de almas que se quisieron
Aroma de tardes de colegio
De capítulos inolvidables
De ese ayer que parece el mañana.

🔻 Me entretuve mirando al río pasar
A las golondrinas haciendo sus nidos
Esperaba al amor y no lo vi llegar
Soy culpable de separar nuestros destinos.

🔻 Me siento a verte en tu ausencia
A sentir tus caricias de antaño
Guardo el aroma de tu presencia
Y la mortal navaja de tu engaño.

🔻 Ayer regresé al camino viejo
Ese donde nunca te besé
Sigue allí el arroyo, como un espejo
Junto a ese beso largo que ya olvidé.

🔻 Café que acompaña mi silenciosa espera
Verso detenido en mi anciana pluma
Corazón que quiere... aunque nadie lo quiera
Flor dibujada con un rayo de luna.

🔻 Hoy descubrí que el amor es joven como el arroyo que desciende a la pradera a besar las huellas del amor que se fue... te sentí tan cerca, que soñé.

🔻 No dependo de ti, pero mi corazón sí
Tomábamos un café en una misma taza
Y dormíamos bajo una misma sábana.
Hoy converso con el árbol bajo cuya sombra te amaba.

🔻Me entretengo en el día en cosas que me hagan olvidarte
Pero llega la noche y el dolor cubre mis ojos con el llanto que me dejaste al partir.

🔻 Se durmió entre mis brazos la luna
Y ha dejado de mirarme el cielo

¿Por qué no te tengo en esta noche, si eres lo único que quiero?

🔻 No quise herirte, pero estaba herido
Y el dolor me cerró los ojos y me abrió la boca.

Los hombres también sentimos la traición...
...y esas cosas.

🔻 Nunca te acercaste tanto a mí como cuando te fuiste para no volver.

El silencio de la ausencia del amor es música triste para el que le toca perder.

🔻 Cambié tantas veces mis planes para complacerte
Ahora me dejas y ya no tengo fuerzas para comenzar.
Mi desierto es muy extenso y frío.

🔻 Si hubo un momento en que te amé menos,
no lo sé,
pero estoy seguro que solamente a ti te amé con el ímpetu del mar embravecido,
como perro fiel.

🔻 Escuché la vida tantas veces llorar a mi lado
Como lloran sin lágrimas los peces.
Creo que gemía con remordimiento,
por el dolor que me había causado.

🔻 Ya no quiero olvidar
Solo trato de no soñar.
Hay tiempo para todo
Tiempo para regalar rosas
Y tiempo para recordarte mirando el mar.

🔻Mi tacto se perfecciona con tu piel de néctar de mayo
Al tocarte toda, aprendí a tocar.
Que lindo es verte despertar a mi lado
Y soñar sin soñar.

🔻 Te juro que te lloré con el alma,
que con fuerza de hombre sufrí por ti
Ya te he olvidado,
pero no quiero nunca volver a amar así.

🔻 Hay un libro que nunca terminé de leer,
porque te encuentro impresa en el papel.
Es uno de esos viajes que no tienen destino.

Lo voy a borrar.

🔻 Ya nadie escucha la golondrina que hacía ruido en el tejado.
Violaron su nido
Rompieron su canto
Pero sigue sola
Anunciando el verano.

🔻 Se fue el amor vestido de sueños que nunca encontraron su nido.

Se lleva con él poemas muertos... y una canción con recuerdos de esas vidas.

🔻 Para todos fue escandaloso el beso que te di en la plaza al mediodía.
Yo lo recordaré toda la vida
Y sé que suspirarás dormida, igual que yo de día.

🔻 ...será una tarde,
en un lugar abierto,
donde no sea un secreto que me beses y te bese yo...
y que la brisa nos cubra a los dos.

🔻 Tenerte así...
Ser tu dueño.
Sentir tu pasión entre mis brazos y no perderme ni un minuto de oler tu cuerpo
Amarte tanto
Y que sientas eso.

🔻 Nunca volví por ese sueño que juntos quisimos realizar
Hay sueños, que por lo grande creemos, que no los podemos alcanzar.

🔻 Nuestra laguna está triste
Ha envejecido
Es solo un cofre de nubes grises y de juncos dormidos.
Aún están allí
No se han ido.

🔻 He vuelto allí donde nos amamos
Me he sentido solo y he llorado
No lo he contado a nadie
Solamente te he recordado.

🔻 Fue nuestra casa un refugio de invierno
ahí vivimos soñando los dos
Cuando el amor acaricia el alma  le brinda calor.

🔻 Todo fue para vivir contigo
Para decirle al mundo que aún quedan almas libres que vuelan sin alas, que corren sin pies.

🔻 No era celos
En verdad nunca supe lo que era
Pero mi mente se aturdía al reclamarle a mi pecho

Una mujer que nunca fue mía.

🔻 El amor es como un pájaro,
canta hasta morir,
solo que algunas veces prefiere cantar en otro jardín.

🔻 ¿Que de las cosas nuestras ya no queda nada?
Si fueron besos de fuego que quedaron en el alma...
...y esa llama nunca se apaga.

🔻 Si hubieras entendido cuanto me costó decirte adiós.
Mis ojos fueron cómplices,
Escondieron el llanto que no se vio.

🔻 Pudiera olvidar tus gestos y tu silencio ejecutor,
no recordar más nunca mi dolor,
¿Pero olvidar los sueños de nuestro amor?

🔻 Calla tu boca toda esa pasión que gritan tus ojos
cuando deseándote mi mirada se posa en tu pecho
y mis suspiros te besan el alma.

🔻 ...y se escapó de tu boca un suspiro con un mensaje tan secreto,

que aunque estabas junto a él,
solo tú y yo pudimos entenderlo.

🔻 Me cansé de buscar lo que nunca consigo

Como un mendigo me he arrodillado y sigo despreciado...

 ...ya no busco las huellas, porque a nadie sigo.

🔻 Presiento que esta es mi última estación
Que es el más triste otoño de mi vida
En cada hoja que ya no sostengo
Se van cayendo una a una mis ilusiones.

🔻 Me voy porque me siento triste cuando estoy contigo
Quiero irme lejos y llorar a solas
Hasta dejar salir todo el sufrimiento que he vivido.


🔻 No hay amor que no duela
Que no llene el alma de tristezas
Pero el más triste de los amores
Es ese amor que a nadie espera.

🔻 Siento en mis manos la intensidad de tus besos cuando agarro tu pecho mientras te quiero
Es un momento en el que no me importa si me muero.

🔻 Tu amor es grande
Tanto que después de la pasión también arde.
Tus manos son caricias latentes
Me hacen estremecer...
...aun ante la gente.

🔻 He vuelto a caminar entre las sombras
de mi lúgubre amanecer
Y a sentir las hojas como alfombras
Donde, como amantes, sentimos el placer.

🔻 He vuelto a mirar tu retrato
El que llevo fijado en el corazón
Lo acaricio y sollozo un rato
Mientras busco de tu olvido la razón.

🔻 He vuelto a buscar consuelo
En la baranda del estrecho puente
Pues, aunque no quiero quererte, te quiero
Y así te querré hasta la muerte.

🔻 Sueña
Con esos brazos
 Que te estrecharon siempre
Con los ojos que ya no te ven
Sueña
Con quien te defendió de la gente,
que te condenaba, sabiéndote inocente.

🔻 Siento la brisa golpear mi rostro
Y las frías olas salpicando mi piel
Un rayo de luna flota en el centro
De este mar con dulce sabor a hiel.

🔻 Se fueron alejando mis días felices
La nostalgia todo lo llenó
Aunque sanas, sangran las cicatrices
De un triste corazón que nunca olvidó.

🔻 Fue un día especial
Distinto a todos
Tomaste mis manos y en un largo beso me lo diste todo.
Fue una noche sin igual
Tú y yo solos
Dormiste en mi pecho, me amaste a tu gusto, te amé a mi modo.

🔻 Es verano
Nuestro último verano.
No sé si supiste que te amé, que te amo
Pero
En las sonrisas de despedida
hubo pena y una lágrima en mi corazón escondida.
No fue de amigo ese abrazo
Te ibas con él
Como se va la luz en los ocasos
Y yo seguía soñando...
...con tenerte en mis brazos.

🔻 Quién dijo que no era amor
Cuando pensando en ella se enfriaba mi café
Cuando mirando al cielo le rogaba al Señor
Que para que no muriera aumentara mi fe.

🔻 Quién dijo que no era amor
Esas largas tardes de espera
Ese azul cielo sin color
Y la doblada foto en un lugar íntimo de la cartera.

🔻 Quién dijo que no era amor
El verso escrito con lágrimas en un rojo corazón
Y el lastimero sollozo escuchando esa canción.

🔻 Quién dijo que no era amor
Ese lamento en silencio que me estrechaba el alma
La tristeza infinita y el infinito dolor
Que en las solitarias noches al amor le canta.

🔻 Murmullo de un mar que se ha secado
Espinas de rosas ya muertas
Grito de amor silenciado
Puertas que no fueron abiertas.

🔻 Mañanas que no han de volver
Recuerdos en mi corazón guardados
Secretos futuros de ayer
Poemas jamás terminados.

🔻 Cuando me haya ido
Y encuentres de mi amor retazos
Añorarás el tiempo vivido
En mis cariñosos brazos.

🔻 Otra vez la luna
Vestida de plata atravesando el espacio
Tuve una mujer hermosa cual ninguna
Tan linda y tan buena que ahora vive en el cielo.

🔻 Tardes que regresan a morir en mis brazos
Deliciosa brisa que a mi alma besa
quedan solo, de mi paraíso retazos
Y una olvidada oración que ya nadie reza.

🔻 Noche que se ensaña en mi dolor profundo
Carcajada de luces que a mi corazón engaña
Rugido de invierno que amenaza al mundo
Rocío de ayer preso en una telaraña.

🔻 Hubo un tiempo en que la ocupamos los dos,
Otro en que solía sentarme allí a recordarte.
Hoy está vacía...
...todo terminó.

🔻 ...y darte un abrazo que te encienda... y besarte así... sin tregua,
hasta que termine la lluvia o se seque la hierba.

🔻 Se van alejando en pareja las nubes y en su andar develan la luna que por ti he de mirar.
Y la tarde me pinta de plata el mar, donde vengo a soñar.

🔻 Al verla llegar vestida de deseo y mirarme con su pelo suelto,
La tomo en mis brazos como un regalo,
que aunque tarde,
llegó a tiempo.

🔻 Es este amor que me eleva al cielo y me viste de estrellas para brillar para ti,
No es lo que quiero,
pero me ayuda a morir.

🔻 He de irme con la mirada perdida
Como un pájaro que no abre sus alas para ocultar sus heridas
Como la corriente
Que siendo la misma
Siempre es diferente.

🔻 Estoy mirando hacia donde nadie mira
Quiero ver:
El dolor escondido
La alegría entristecida
Las tardes que se han ido
Las rosas dormidas.

🔻 He amado tanto
He sufrido tanto
He creído tanto
Que se gastó mi amor
Que estoy demasiado herido.

🔻 No quiero condicionar mi amor
Tampoco decirte lo que hacer
Pero siento que cuando eres dulce
Fluye en mí mucho, más fácil el querer.

🔻 Esperé hasta el último momento para decirte que es amor esto que siento
Y aunque sé que no puedes corresponderme
Desahogo este cruel sentimiento.

🔻 Espera junto a los rayos de la luna nueva
Canta la canción de las estrellas
Acaricia las débiles hojas nuevas
Y búscame en las tardes bohemias.

🔻 Hojas secas en el aire
Una jaula con la puerta abierta
Huellas en un camino olvidado
Una flor sobre la mesa
El cadencioso ruido de la lluvia.

🔻 En esta hora azul
En la que el corazón me cuenta historias de un viejo amor
Es la niebla como un vestido de blanco tul
Que mis lágrimas quiebra.

🔻 No es él el que te encanta
El que calla tus palabras con un beso
Él no puede sentir lo que yo siento
Cuando se unen nuestros cuerpos.

🔻 Es triste la mirada del hombre que no se detiene en el camino de la angustia para llorar desconsoladamente por lo que perdió, por lo que busca.

🔻 Es el llanto que llevo por dentro un verso leído sin sentimientos.
Y al mirar hacia atrás del tiempo, veo una luna azul en una tumba de cemento.

🔻 Se quedan muy tristes los lugares donde nunca pensamos regresar
Luego pasa el tiempo y la vida nos trata mal...
...y volvemos allí...
...a llorar.

🔻 Avanza la noche y en la soledad de mi apartamento llega la voz de una vieja carta,
en ella me explicas que te irás a buscar lo que te falta.


🔻 Sufre la ola cuando golpea la roca
Llora el pájaro que perdió su nido
Mueren en el otoño las hojas
Se destiñe la rosa
Y yo pierdo el sentido.

🔻 Se fueron a dormir las estrellas de mi cielo
Dejó de cantar la lluvia en mi techo
Se asoma la luna por mi ventana
Danzan las hojas con el viento.

🔻 En esta noche larga
miro a través de la ventana.
Porque lloro,
Desde el cielo se burlan de mi las estrellas,
pero ninguna se compara con ella.

🔻 Hoy
Ya no sufro en silencio
Ni es la soledad mi compañía
Escribo versos con la mira
y me siento en la arena de una solitaria playa a llorar toda mi tristeza,
mientras acaricio las cuerdas de esta acongojada guitarra mía.

🔻 Mi llanto era triste desde que te fuiste, pero sigo cantando ese dolor mío,
dibujo mi llanto entre las olas,
y te recuerdo.

🔻 Te pinté el cuento que llevabas en tus manos,
lo pinté del plata de tu piel.
Un corazón rojo en tu tímido pecho,
y una lágrima azul, también.

🔺 No hubo quien hiciera oscurecer nuestro cielo, creamos un sol para los dos.
Tus ojos tenían luz de luna y tus brazos amaneceres de cristal.

🔺 Hay camas que llevan las pesadas cargas de las traiciones;
hay otras donde solo hay espacio para dos corazones.

🔺 Se me dificultaba amarte fuerte,
tu delicada figura me lo impedía,
pero aprendí a hacerlo con pasión sin nombre,
con la ternura de la hombría.

🔺 Regreso allí como en las tardes nuestras, cuando no había recuerdos... cuando todo era verdad.

🔺 Volar sin alas en una habitación sobre la arena con esas inmensas ventanas de cristal, reflejadas en ella la luna llena, el cielo, las estrellas, el mar.

🔺 Se ocultó tu piel entre la ternura de mis brazos, y te tomé toda para mí.
Busqué en la tarde tu risa cariñosa, encontré tu boca... y la mordí.

🔺 Cada uno en una orilla del río mirando como la corriente se lleva nuestros sueños.
Para los que no saben nadar, el amor es un puente.

🔻 Tendré bocas lindas para besar,
No me faltarán abrazos y caricias,
Pero la mujer que al amante me hacía gritar...
...no la volveré a encontrar.

🔺 No he vuelto a ver a nadie con sus ojos,
ni con esa linda manera de mirar.
El dolor me estrelló contra los clavos de su cruz,
no la quiero olvidar.

🔺 Hoy recordé la vida, estuve mirando sus fotografías.
Hay una jaula cerrada, pero está vacía.
Era sonoro su canto de diosa...
su vida era mía.

🔺 Es difícil no llevar el adiós a la cama.
Todo lo de ahora tendrá que convertirse en recuerdo.
Es digno mojar con llanto la almohada.

🔺 En la cama las luces de fuego dejan de brillar, pero muy dentro de tu alma hay estrellas a las que el dolor y el cansancio no podrán apagar.

🔺 Se pierde el abrazo puro entre los brazos y la espalda,
y se encuentran los labios como llama de fuego que se refugia en el alma.

🔻 ¿De qué le sirven al hombre los besos que no le quedan marcados en el corazón?
¿Cómo podrá contarle a sus penas que sufre porque mucho amó?

🔻 !Qué triste es la noche para una mujer que cubre su cuerpo solamente con la piel¡,
y se duerme esperando que el hombre que quiere la quiera tener.

🔻 Aun cuando tu jardín esté completamente oscuro, busca rosas.
Guíate por la fragancia, siempre estarán allí.

🔻 Llevo en el alma escrito versos del momento justo cuando te amaba,
Historias que aunque dicen mucho, para los que no han amado, no dicen nada.

🔻 Siempre escuchó las piedras que le lanzaron en el camino,
pero nunca ellas interrumpieron su lindo cantar,
ni dejó de escribir sus versos en la arena.

🔻 Era demasiado tarde para regresar
Volvería al camino aún cuando no quería llegar
Los recuerdos nos salen al encuentro
Cuando queremos olvidar.


🔻 Fue una tarde de abril en una habitación tan bella, donde me diste un clavel...
y te enseñé las estrellas.

🔻 Seguí tras la huella borrada por el invierno y llegué cansado al otoño de mi vida.
Los pájaros al salir de la jaula no vuelven a encontrar el nido.

🔻 Caminé descalzo hasta ese místico lugar donde los labios de la corriente se despiden de la orilla...
y en voz baja susurra el tiempo.

🔻 El hombre traicionado se siente solo
Suele tomar la ruta de un pájaro herido
Cierra despacio la puerta
y por ninguna razón vuelve a su nido.

🔻 Los días felices rara vez caminan sin estar acompañados de momentos tristes,
De palabras que quedan marcadas en una herida azul en el corazón.

🔻 Casi nunca se da el hombre cuenta cuando está solo entre la gente, mas, su corazón escucha esa melodía ausente.

🔻 Es casi la medianoche y aún puedo ver su silueta bajo los tenues rayos de la luna de mayo.
Creo que atraviesa la calle por última vez.

🔻 Cuando nadie me espera me siento en las sombras y miro las huellas que dejó el amor que ya no regresa...
...y escribo en el aire mis tristezas.

🔻
Se convierte en música el silencio
Las gotas de rocío parecen perlas
Y se vuelve poesía el universo
Cuando una mujer espera.

🔺 Será el espacio entre tu amor y el mío el que nos hace soñar diferente,
podemos pensar distinto, pero no beber de otra fuente.

🔺 Cuando supimos que se iría convertimos los días en meses, y los meses en años. Los dos sabíamos como terminaría, pero ninguno hablaba lo que el corazón decía.

🔺 Uno de esos días en que no nos cabe más tristeza en el alma,
ni más dolor en el corazón,
se me acercó un joven a contarme sus penas,
recurrí al amor.

🔻Es sentir el deseo de volver al lugar donde nos criamos
Es guardar en la garganta esa palabra triste, que llaman adiós...
cuando nos vamos.

🔻 Es mirar entre las sombras del sol, los rayos
Es escuchar de la montaña el llanto
Es escribir nombres en la arena
Es soñar lo que deseamos tanto.

🔻 Empecé a sentir que el frío se colaba en la cama
y vi salir nuestro amor por la ventana
Aún queda tirado en el buró marchito el ramo de rosas blancas.

🔻 ... en ese momento llegué a humillarme tanto
que te pregunté si había en tu pecho un lugar para mí
Y aunque no hubo respuesta... me quedé allí.

🔻 Eres mi paisaje lindo
Mi blanca garza
Mi pajarillo azul.
Eres mi recuerdo
Mi olvido
Mi nido solo...
... y mi violín.


🔹
Esa larga espera,
ese sinuoso camino sin nadie con quien hablar,
como las aspas de un molino que cortan el aire... cuando lo quieren besar.

Esa corriente que se aleja sin decir a donde va,
Esa hoja que cae suavemente,
y que en su caída danza... como queriendo volar.

🔹
Se fue tu sonrisa
Ahora vive lejos
Un gran amor convertido en ceniza
Y dos corazones poniéndose viejos.

🔹
Se marchó mi luna
Se la llevaron tus ojos
De mis esperanzas, ya no queda ninguna
Solamente el adiós de tus labios rojos.

🔹
Ahora que ya te has ido
Que ha dejado de cantar la mañana
Me doy cuenta que nunca me has querido
Que tu alma siempre estuvo lejana.

🔹
Ahora que el tiempo ha pasado
Que son demasiado largos mis días
Sé que mi corazón nunca te ha olvidado
Aunque siempre supo que no lo querías.

🔹
En la sombra espero la noche
Para escuchar el eco de tus pasos
Si volvieras, no habría ni un solo reproche
Pero regreso a la cama sin un abrazo.

🔹
Hoy me doy cuenta que ya no estás
Desde que te fuiste te había tenido presente
Pero un nuevo amor me hizo olvidar
... al amor ausente.

🔹
Si el amor se encuentra triste llévalo a la orilla del mar
Acompáñalo con la guitarra
Y búscale refugio en las olas lentas
Hazlo cantar.

🔹
Cuando me haya ido
Y en el cielo mi estrella siga brillando
Escucharás lo que ya no te digo
Y pensarás si te sigo esperando.

🔹
Cuando me haya ido
y el sol se siga ocultando tras la montaña
Pensarás en el tiempo conmigo vivido
Y te preguntarás si alguien te extraña.

🔹
Cuando me haya ido
Y empiece a cantar la mañana
Será mi retrato ese fiel testigo
Aunque mi mirada te parezca lejana.

🔹
Cuando me haya ido
Y te abrace la triste tarde
Al escuchar del viento su silbido
Verás que en el ocaso también el sol arde.

🔹
Cuando me haya ido
Y regrese a ti mi recuerdo
Has de saber que todo lo vivido
Será imposible volver a tenerlo.

🔹
Cuando me haya ido
Y empiecen a caer las hojas de tu otoño
Habrá empezado ese grande olvido
En el tibio verano de tu último sueño.

🔹
Se fue muy lejos ese día bonito
Me dijo que se iría para siempre
Que el olvido también está escrito
Con besos de traición en la frente.

🔹
Brilla la tarde durmiendo en el río
Anida la brisa en el follaje del bosque
Y espera paciente el amor mío
Deseando con ansias que mi pecho la busque.

🔹
Pueblo de mis amores
Donde di el primer beso al regresar del río
Senderos llenos de secretos
De momentos inolvidables
Hasta nunca pueblo mío.

🔹
Aquí
En esta fiesta tan grande danzando con una soledad tan inmensa
Busco
Entre los que ríen y escucho a la alegría llorar mientra canta.

🔹
Casi todas las ondas que mis ojos miran
Entre las trémulas libélulas que se aman
De la tarde queda casi nada
Solo esos recuerdos que se olvidan.

🔹
Pasaron los años
Me abandonó mi último recuerdo
Se apagaron las estrellas de mi melancólico cielo
Y le abrí la jaula a mi pájaro más bello.

🔹
Fue solo una vez
La abrigué en mi pecho
La hice mía
Escribimos el tiempo
No nos hemos vuelto a ver
Pero nunca he dudado que me quería.

🔹
Hoy
En esta soledad
Tengo mil caricias viejas
Antiguas miradas desde el alma
Y una historia escrita en la arena
Sobre la espuma y la niebla.

🔹

Si me duele
Pero la vida me hizo fuerte
No logras con golpes que me queje
Llevo en mi mente las cicatrices
Y las heridas coronan mi frente.

🔹
Casi nunca mueren los pensamientos
Y solo algunas veces las esperanzas
Pero duran muy poco:
Las mariposas
Las rosas
Los acasos
Y los encuentros prohibidos.

🔹
Han borrado de la arena la historia de tú y yo
Las gaviotas confidentes se han marchado lejos
Los árboles que daban sombre murieron de viejos
Y la fuente de este gran amor se secó.

🔹
Hoy
Amaneció cantando mi corazón
En su celda, sin estaciones, apartado de la gente
Ya nada le pide a la vida, está cansado de ver que hasta la muerte pasa a su lado indiferente
Pero sigue cantando sus penas, como el pájaro que en una jaula de oro ha vivido siempre.



🔹
Es tan linda, pero no es mía
Sus ojos de luna nunca me miran
Ha pasado el tiempo y espero ese día
Cuando las cosas imposibles terminan.
🔹
Del otro lado de la calle

En donde vive el amor mío
Porque aunque su corazón nunca me hable
Ella y yo somos como la orilla y el río.

🔹
Amo ese rosal que nunca florece
Amo sus ramas y amo sus espinas
Amo la tarde cuando se oscurece
Amo esta vieja calle y a sus oscuras esquinas.

🔹
Es la última página del libro.
Las alas de la imaginación me llevaron hasta ese lugar donde nadie me espera,
quisiera que volviera a ser como cuando ella estaba,
juntos en la mesa tomando una taza de café.

🔹
Tardes de enero que no volverán
Melancólica luna desnuda en el mar
Cuerdas de guitarra que llorarán
Al ver mis ilusiones pasar.

🔹
Un beso que marcó mi vida
La última tarde de colegio
Lo tengo presente como una herida
Lo quiero de lápida en el cementerio.



💦
Suelta tu espíritu en la ruta del horizonte
Es necesario que tu mirada vuele con él
Mientras tanto
Sueña que el amor te espera
Y que tú lo esperas también.

💦
Llueve en abril
Esa lluvia que ya nadie espera
Se ha envejecido mi copa de vino
Sigo amando aunque nadie me quiera
Y aún están mis huellas esperando en el camino.

💦
Café
Para compartir conmigo esos recuerdos maravillosos,
hoy tristes,
ese silencio que me ensordece,
y la mirada de la tarde ausente,
que se ha sentado, en tu silla, frente a mí.

💦
Aquí vengo
Desde el día que la perdí
Saludo la tarde
Beso las sombras
Y sepulto mis lágrimas en las quietas aguas
Para que nadie pueda consolar mi llanto
Que morirá conmigo cuando mi alma se levante
Hasta el distante cielo 
Donde habrá descanso para mí.

💦
Se marcha la noche entre la neblina espesa
Brillan las hojas creyéndose estrellas
Y sigue mi corazón muriendo de tristeza
Pues nunca ha podido olvidarse de ella.

💦
Vuela una hoja creyéndose una pluma
Canta la paloma imitando a la tristeza
Corre el río aunque nadie lo espera
Y huele la rosa sin conocer la primavera.

💦
Hoy te recuerdo
Y crece en mi pecho el deseo de buscarte
Aunque me está prohibido encontrarte
Como busca el niño el juguete ajeno
...
Como recuerda la rama su fruto primero.

💦
Me gusta el gris del cielo cuando casi va a amanecer
Me gusta el profundo azul del mar al atardecer
Me gusta la leve brisa que anuncia que va a llover
Me gusta el silencio del pozo cuando me acerco a beber.

💦
Levantó las alas y abandonó su nido
Esta vez se iría para siempre
Quizás nunca debió haberse ido
Aunque solo ella sabe lo que su corazón siente.

💦
Razones para amarte, ninguna
Tampoco para olvidarte
Y es que no tiene motivos para brillar, la luna
Ni mi corazón los tiene, para dejarte.

💦
Quise amarla cuando era prohibida
Cuando esa boca de fuego no era mía
Cuando solo podía ser mi amiga
Aunque su corazón me pertenecía.

💦
Me gusta recordar:
Su noche
La caricia de su pelo
Su mano sobre sus senos
Sus ojos mirando al cielo
El candor de su palabra
Y esa forma infantil de preguntarme... si la amaba.

💦
Quiero comprar:
La timidez de la titibú
La soledad de la palmera
El canto del atardecer del tinamú
Y el silencio de la pradera.

💦
Quiero comprar:
El abrazo de la brisa
La resistencia del minutero
Los pasos que van sin prisa
Y el aroma de la huella de un "tequiero".

💦
Vivir contigo ocultándome de todos
Mirarte como a una extraña cuando había alguien más
Y mi corazón deseando amarte de todos modos
Aun sabiendo que no podrías ser mía jamás.

💦
Es casi de tarde
Y es casi de noche
En el horizonte el cielo arde
Y mi corazón no tiene quien lo escuche.

💦
Se ha dormido en el reloj mi hora
Hasta el tiempo se volvió mi enemigo
Nada pasa rápido, nada demora
No sé si estás con otro, o si estás conmigo.

💦
Siempre sola
Abrazando el tiempo que pasa
Mirando como besa la ola
A la luna que de brillar no se cansa.

💦
Me gusta cuando miras la distancia
Y con donaire recoges tu pelo
Me gusta que recuerdes tu infancia
Aunque algunas veces sienta mucho celo.


No hay amor que no duela
Que no llene el alma de tristezas
Pero el más tristes de los amores
Es ese amor que a nadie espera.☆


Otra vez la luna
Con su silenciosa mirada
Caminando entre las nubes
Cubriendo el valle
Y tocando tu ventana
Aunque nunca se la abres.


La vida es esos detalles que la mayoría pasa desapercibidos
Una gota que pegada de una hoja tiembla por miedo a caerse
Un faro que agoniza en la soledad
Un bebé que sonríe mientras duerme
La silenciosa despedida de la tarde
La imagen del cielo en el río.


Noche que traes contigo el deseo
Y ese excitante aroma a mujer
Noche, ven conmigo a dar un paseo
Hasta que se asomen las luces del amanecer.

Ayer regresé al camino viejo
Ese donde nunca te besé
Sigue allí el arroyo, como un espejo
Junto a ese beso largo que ya olvidé.

Me siento a verte en tu ausencia
A sentir tus caricias de antaño
Guardo el aroma de tu presencia
Y la mortal navaja de tu engaño.

...y fue solo un momento
tu mirada fue mía,
mi pecho fue tuyo,
fue nuestra ropa el cielo,
y nuestros labios a una voz dijeron tequiero".

Miré el camino que iba dejando atrás
Y a mis propias huellas diciéndome adiós
Cuando ha terminado todo, cuando te vas
Tu profunda tristeza solo la conoce Dios.

Casi es soledad...

...la tumultuosa calle
donde nada es realidad
donde es igual la montaña y el valle.

Casi es olvido...

...eso que recordamos los dos
dos almas que mucho han querido
y los inolvidables momentos vividos.

Casi son llanto...

...sus débiles brazos abiertos
pues, cuando se ha querido tanto
son muy difíciles esos momentos.

Casi es divino...

...ese amor que nadie entendió
pero que fue música, verso, trino
y que dieron por muerto
pero que nunca murió.

Casi es amor...

...el llanto al rodar por su rostro
y sus rojos labios expresando el dolor
al tener que terminar lo nuestro.

Casi son luz...

...sus tímidos ojos cerrados
el dolor de llevar una cruz
en sus débiles costados.

Casi es ternura...

...su triste mirada de olvido
esa despedida tan dura
y el llanto de su corazón herido.

Casi es silencio...

...la tibia voz que sale de su alma
casi es un beso
las caricias de su mirada en calma.

Se fue la noche que me acompañaba
Guardaron silencio las estrellas
Se coló la neblina por mi ventana
Y me dijeron adiós mis cosas bellas.

Es de tarde
Y en mi pecho llueve
Mis ojos embelesados miran al horizonte que en la distancia arde
Y mis manos sostienen una vieja carta, y de pronto todo ese amor olvidado... vuelve.

Que las alas de su noche vuelen y en su vuelo se posen en una rama desde pueda apreciar el paraíso,
...
Que sea su descanso perfecto y que reciba un lindo mensaje del que al mundo hizo.

Hace tiempo que duermo solo
Que mi ventana está cerrada
Que cierro la puerta y lloro
Recordando... a mi amada.

 Compartimos tanto tiempo juntos
Primaveras llenas de invierno
Sueños colgados en un gris cielo
Fragmentos de alegría bordados con disgustos.


Había regresado
Sin brillo en la mirada
Con la esperanza de una flor muerta
Y aunque sabía que todo había terminado
Lloraba por dentro
Pero mantenía en sus manos una sonrisa perfecta.


Fue apenas un beso
Una mirada de olvido, una sutil caricia
Tierna sonrisa que tocaba el cielo
Una tímida flor deshojada por la brisa.


Hoy
Será un día como otros
Uno de esos días en que la felicidad es una distancia que se aleja
Donde parece noche mi mañana y llanto mi risa
Un lugar sin nombre, donde sigo esperando, sin prisa, al desconocido amor que nunca llega.


Es mi pecho tan tuyo
Es tu mirada tan mía
Pero es tan cruel nuestro orgullo
Como lo es al jardín, la sequía.


Despierta la oscuridad con lo trinos de la corriente
Cobija el pájaro azul su nido
Se escuchan danzar las ramas con el silencio deferente
Y vuelvo a pensar que nunca te has ido.


Ese abrazo que quedó tendido
Sobre la arena mojada
Fue el adiós que precede al olvido
Cuando de una gran amor no queda nada.


Hoy
Siento que he perdido
Que de nada me sirve derramar más lágrimas
Que solo tengo este viejo corazón herido
Y el melancólico recuerdo de abrazos que nunca me dieron, pero que los llevo metidos muy dentro del alma.


Aquellos ojos que nunca han llorado
Que vieron pasar junto a ellos el amor
Labios de cereza que jamás besaron
Corazón que solo ha sentido el dolor.


Ha vuelto a cantar el bosque cuando el viento lo besa
También a anidar el carpintero en el tronco seco
Hay un millón de estrellas sobre mi cabeza
Y una solitaria luciérnaga se guía por el eco.


En el cristal de la ventana se escucha el gemir
de la trémulas gotas del último aguacero
de un invierno que había arrastrado
con sus tormentas un amor que se resistía a morir.


Hoy
Será un día como cualquiera
Me sentaré a escuchar su recuerdo junto a la tarde muerta
Besaré con mis versos sus ojos
Y escribiré en el horizonte sus palabras de amor, aunque quizás no fueron ciertas.


Las gotas de lluvia lavaron mi llanto
El día triste de mi decepción
He querido olvidarte, pero te quiero tanto
No entiende mis razones este corazón.


Puse mis dedos en tus labios y te besé la boca
Sabía que me amabas tanto
Me maldijo el mundo, pues debía amar a otra
Ellos nunca escucharon, de tu corazón el llanto.


Me acuesto en la cama y casi te toco
Cierro los ojos para poderte ver
Entonces recuerdo que ya no estás y me vuelvo loco
Sabiendo que ya nunca te podré tener.


Esa luna que se oculta para no verme llorar
Ese sol que acostado sobre el horizonte sangra
Esa parte de mi vida que se fue con ella
Esa pared que aún derrumbada nos separa
Esa canción que se escucha aunque ya nadie la cante.


Media taza de café frío sobre la mesa de ayer, una carta sin fecha con un nombre de mujer
Una ventana rota donde todavía no se seca el lastimero llanto del invierno que se fue
Y en la sala
La trémula danza
De toda la tristeza que a mi corazón le sigue siendo fiel.


Esa brillante oscuridad
Esa luz que me alumbraba
Ese fuego que me calentaba
Esa llama que me quemaba.


Hoy
Quiero tenerte
En mi pecho
En mis brazos
En mi soledad
En mi cama
...sabes?
Sigo siendo tuyo
Es tuyo mi cuerpo
Mi pensamiento
Mi inspiración
Son tuyas mis ganas.


Se aleja el hombre herido
Busca refugio en la soledad
Cuando se da cuenta que ya no es querido
Intenta escapar de la realidad.


Paso mis manos sobre la arena mojada
Para borrar el corazón de ayer
Me duele tanto que estés enojada
Y que me digas que no me quieres querer.


En esa hora silenciosa
En que el amor cierra la puerta
Cuando nos quedamos solos
Ella y yo
Ella conmigo
Yo con ella
Y damos rienda suelta
A todos los sentidos
Hasta que el cansancio nos despierta.


En esa hora solitaria
En que llegan los recuerdos tristes
Cuando aun el rey se siente paria
Y los cielos más claros se tornan grises.

Vuelve la luna a recordarme que te quiero
Se cuela entre las hojas del viejo guayacán
Porque aunque mi corazón se está poniendo viejo
Te ama como sabe que nunca te amarán.


Dibujé su olvido a la orilla del camino
Allí
Entre la hierba
Por donde nadie pasa
Pinté la felicidad de cuando vivió conmigo
Donde duermen los sueños de este corazón mendigo
Y donde las luciérnagas parecen estrellas.


Conversan entre sí los pétalos
Se detiene la gota en la hoja
Y escribe el poeta sus versos
Cuando una mujer espera.


Levanta los ojos la tarde
Abandona la barca la orilla
Y apaga la noche el horizonte que arde
Cuando una mujer espera.


Viajera de mirada dulce que te detuviste un día
Con las manos en el aire
Y en el pecho una poesía
Golondrina de los mares
Que le diste a las olas el sabor de tu llanto
Sé que deseas volver a cruzar los aires
... pero te amo tanto.


Hojas que se visten de oro
preparándose para su viaje final
Vivieron a una rama aferradas
Las golpeó el viento
Las maltrató el sol
Fueron:
Veranos
Inviernos
Otoños y primaveras
Hoy son pétalos de la vida que a su casa desean regresar.


Qué hago ahora
Cuando sé que ya no volverás
Que es otoño mi primavera
Y mi compañía, la soledad.

Canta el pájaro que estuvo preso
Su mirada de fiesta hasta el cielo sube
Aunque está posado en la rama de un cerezo
Hace su nido en una nívea nube.

Suena la música que a la soledad acompaña
Hay demasiada melancolía por recoger
Una tristeza profunda que a la mirada empaña
Desiertos caminos por los que hay que retroceder.

Quienes han perdido la esperanza
Los que se despidieron sin querer
Esos a los que la suerte no alcanza
Los que no quisieron volver a ser.

Este es un día más
Un día que no tenía
Tiempo que se me ha obsequiado
Y que no dejaré pasar sin ser agradecido.

El mundo nos ha condenado,
porque fuimos amantes atrevidos,
y porque nunca nos arrepentimos,
jamás seremos perdonados.

Te beso
Casi sin besarte
Como besa el viento a las hojas
Como besa dormido el traicionado amante.

Ahora
En este momento de olvido
Interpreto en el piano
Lo mucho que he sufrido.

...me dijo, no sé si volveré, pero te aseguro que jamás te olvidaré.
Estarás en la sombra del fresno
En la lluvia del atardecer
En el regreso del verano
En los colores del anochecer
...eres esa página que mil veces leeré.

Agoniza en dolor el hombre
Son sus paisajes sombríos
Se vuelven lentos sus pasos
Los últimos hacia la cumbre
Y son nostalgias sus versos
Cuando se escurre el silencio en los tejados fríos.

Hora encantada
Sin una voz
Sin una palabra
Sin cantos ni sonidos
Hora en que se va alejando todo
Hora en que sigo amando a mi modo.

Hora de la espera, del libre albedrío
Hora del sabio saber
Hora en que nos entristecemos cuando se va el río
Hora en que quisiéramos irnos con él.

Hora silenciosa vestida de armonía
Ebrio relato de amores pasados
Página de un tiempo que nadie conocía
Biografía inconclusa de los enamorados.

Hora fugaz
Hora sublime en que la mirada se embelesa
Cuando es poesía lo que dejamos atrás
Cuando parece que más nada nos interesa.

Hora azul
En que viaja la luna sin ser vista
Hora en que las nubes lucen su celeste vestido de tul
Hora cuando el alma enamorada está lista.

Ese lugar tan lindo
Donde nuestro amor se esconde
Para compartir nuestras vidas
Nuestros sueños sublimes
Para dibujar un nuevo camino hacia el horizonte
Para abrir esas puertas cerradas
Y dejar que nuestros cuerpos se fundan mientras respiramos el aroma del cielo.

Esa ausencia que está siempre presente
Que es como la ola que golpea la roca, aunque no vea a la roca moverse
Y como conoce que la roca es más fuerte
La golpea minuto a minuto sin detenerse.

Han vuelto a florecer los mirtos
Se escucha alegre la alondra
Y se oyen en el bosque los gritos
De los pericos alegres por la lluvia.

Esa luna que se oculta para no verme llorar
Ese sol que acostado sobre el horizonte sangra
Esa parte de mi vida que se fue con ella
Esa pared que aún derrumbada nos separa
Esa tarde en que nadie espera.

Siempre estuvo a mi lado
Aun cuando no lo sabía
Y ahora que todo ha terminado
Siento que la amo más todavía.

Hoy
Quiero verte
Con mis ojos
Con mis brazos
Con mi corazón
Y con mi alma.
...sabes?
Nunca pensé perderte
Fuiste mi horizonte
Mi lluvia lenta
Mi rama florecida
El badajo de mi campana.

Fuiste arena en mi desierto
Nieve en mi montaña
En mis bohemios días, mar abierto
Y en mi rama rota, perlada telaraña.

Olor a amor
A esa seductora fragancia de mujer enamorada
A senos ebrios de pasión
A manos suaves, a piernas perfumadas.

Naciste para que yo te amara
Aunque muy tarde llegaste a mí
Quisiera que todo terminara
Y pensar que nunca te conocí.

Esa luna que a veces se asoma
Entre cortinas grises, entre blancas sedas
Que como una niña traviesa borda en la pared de su alcoba
Con sus pequeños dedos, los senos de su madre,
A los que quiso mucho, aunque nunca los viera.

Detengo la noche entre los dedos,
Miro fijamente la diferencia entre cada estrella,
Retraigo la mirada y dejo de soñar,
Luego,
Bajo la cabeza y pienso,
¿Si no era amor?
¿Qué fue eso tan lindo... que con ella?

Llueve
Otra vez llueve en mi rostro
Son tibias gotas que en su recorrido acarician toda mi alma rota
Son palabras líquidas que besan mis labios
Y que al callarse dejan un tristón sabor en mi boca.

Toma el hombre un rumbo incierto y deja morir sus pensamientos, camina como una hoja herida tropezando con el sendero, son muy largos sus cortos momentos, y agoniza su corazón mientras sigue diciendo "tequiero".

Asomado por las rejas mi corazón le cantó a la libertad
Extraviado en mi camino me saludó el dolor
Cobijado con el frío sentí la tibia soledad
Y con la cabeza sobre el pecho le dije adiós al amor.

Le duele al hombre la vida y se oculta entre la gente
Busca llorar a escondidas, entre las sombras de la tarde
No quiere consuelo alguno, el dolor marca su frente
Amó con toda su alma, y el amor lo hizo cobarde.

Hoy
Quiero olvidarte
Olvidar nuestros besos
Olvidar nuestros sueños
Olvidar tu retrato tatuado en mi alma

...sabes?
Deseo borrarte de mi camino
De mi cielo
De mi valle
Deseo borrarte de mi montaña.

Regresa la palabra "tequiero" y hace a mi herida sangrar
Quizás alguna vez fue sincero el corazón que inspiró a esa boca a besar
O quizás
Solo quería pasar un momento
Marcar una vida
Sin pensar que hay corazones tan buenos...
...que jamás piensan en el mal.

Otra vez la luna en el parque buscando a quien consolar
Pues, sabe, que allí siempre hay amantes a los que han dejado de amar.
De ellos e burlan los ignorantes, los que nunca han amado
Y que jamás han sabido... lo difícil que es olvidar.

Fueron los días más lindos, días que nunca quiero olvidar
Estrellas bordaban su cielo y había felicidad en su mirar.
Pero aquellos días lindos se fueron
Quisieron a otros amantes visitar
Aunque fuimos nosotros sus primeros dueños
Jamás han querido regresar.

Quedó mi amor como un tronco seco
Una fresca sombra que ya no es
Pero sobre la cicatriz del último beso
Nació otra esperanza en mi vejez.

Es casi llanto y casi música
Parece una lágrima que va a caer
Esa gota de lluvia lenta
Que camina por el pétalo sin querer.

Si alguna vez te amé
Hoy ya no lo recuerdo
Me hiciste tanto daño que nunca podré
Creer que existe el amor eterno.

Volverá el invierno y se estremecerá de frío
Este corazón tan solitario y tierno
Pues nunca entendiste que este amor mío
Es hoguera
Oasis
Grito
Y silencio

Fui tuyo y siempre lo seré
Aunque te hayas marchado de nuestra casa
Pues traté de olvidarte y nunca lo logré
Pasaron mis ilusiones, pero mi amor nunca pasa.

Te busco aunque no quiero encontrarte
Como buscan las nubes el verano
Como busca el huérfano a su madre ausente
Como el riachuelo que busca al río, pero que tiene miedo de encontrarlo.

Cuando volviste ya había pasado mucho tiempo
Ya mi corazón había decidido morir de sed
Ya no debía sentir lo que por ti siento
Y las golondrinas ya no anidaban en nuestra pared.

Esa tímida huella de tu boca en la mía
Me devuelve la esperanza de besarte otra vez
Para muchos hiciste lo que no debías
Mientras dejan a sus labios morir de sed.

Ese beso profundo
Casi eterno
Flor que nunca se ha de marchitar
Lo ha calificado de pecado el mundo
Pues nunca sabrá lo tierno
Que muerde una boca cuando desea besar.

En esas páginas en blanco escritas después de llorar
Está lo que mis labios no pudieron decirte
Palabras tan sinceras que no quisiste escuchar
Y la razón por la que muero desde que te fuiste.

Amante de los puertos que en mis sueños anidaste
Golondrina solitaria de mirada infiel
Margarita deshojada por las muchas veces que amaste
Amo con toda el alma el aroma de tu piel.

Ya casi no recuerdo tu nombre
Ni esa manera dulce de abrazarme
Pero sigo siendo tu hombre
Aunque no quieras amarme.

Ese silencio tuyo
Que irrumpe en mi soledad
Como la luna en el murmullo
Del mar en la oscuridad.

Esa distancia que nos separa cuando estamos juntos
Ese llanto que se retrasa en nuestros ojos
Es la fiel mirada de dos amores difuntos
Son dos tardes muriendo en dos horizontes rojos.

Fue una sola vez
Pero te amé tanto
Como más nunca he vuelto a querer
El mundo dijo que fue una insensatez
Nunca entendieron mi llanto
Al resignarme a perder.

Sombra de luna llena que cubre el lecho del río
Campana que en una torre vieja se queja sin sollozar
Cartas que nunca escribió este platónico amor mío
Espumas de olas muertas que llegan a la orilla a llorar.

Fueron mis años solos
Una cima desde donde veía el ayer
Una habitación con ventanas de oro
Cuatro paredes donde aprendí a perder.

Nuestros años felices
Nunca un adiós
Ni una sola distancia
Luego las nubes grises
Dormitorios divididos
El mundo y su ignorancia.

Se escucha a lo lejos la tristeza del monte
Es porque desde allá arriba puede ver la inmensa soledad del mar
Y el rojo color del intocable horizonte
Al que las nubes de plata bajaron a consolar.

Extraño
Tu mano temerosa aferrada a la mía
Ese extremo cuidado para jamás hacer daño
Y el viejo cuaderno de notas que nunca entendía.

Luna que llora al vernos suspirar entre las hojas muertas que recitan su olvido
...
Sabe que sufro al pensar que me vas a olvidar para irte a calentar otro nido.



Entre el sollozo del río que se despide para nunca más volver
...
Queda la orilla mojada por la corriente que no se fue con él.


Daría todo por no amarte así
La luna de mi noche triste
El canto de mi pájaro azul
...
Daría todo por no amarte así
Mi completa felicidad cuando me quisiste
Esas cartas de amor muertas en mi baúl.

Daría todo por no amarte así
Mis últimas tardes de colegio
Mi camino viejo, mi gratitud
...
Daría todo por no amarte así
Los mejores recuerdos de mi juventud
Y aun mi sueño más tierno.



Daría todo por no amarte así
La suave brisa que todavía me acaricia
Aun los años que ya viví
...
Daría todo por no amarte así
Mi integridad y mi pericia
Mis tardes de invierno y lo que nunca perdí.

Daría todo por no amarte así
Mi ausencia en las tardes de invierno
Mi amanecer a la orilla del río
...
Daría todo por no amarte así
Mi poema más dulce, más tierno
Ese tesoro de los dos, que ahora es solamente mío.

Daría todo por no amarte así
El recuerdo de mis sueños perdidos
Esa primera vez que te vi
...
Daría todo por no amarte así
Los inolvidables momentos vividos
Y ese beso con el que me dijiste que sí.

Hay, en el cielo danza de estrellas
La cigarra espera cantando, a su compañera
Y en el jarrón las rosas parecen más bellas
Cuando una mujer espera.

Enmudece la tarde y empieza a cantar la noche
Visita la brisa a la callada pradera
Y atraviesa el sol brillante el horizonte
Cuando una mujer espera.

Hay un recuerdo muy oculto en mi pecho
Vive allí como un tesoro guardado
Despierta siempre que estoy en mi lecho
Sabe que vivo de él enamorado.

Es triste la noche para el hombre solo
Es muy largo el camino sin compañía
Me seco el llanto... y vuelvo y lloro
Al recordar la trágica suerte mía.

Es solemne la habitación del hombre olvidado
Y mudas las paredes que le hacen compañía
Hay demasiado dolor en su pecho guardado
Y le queda muy poco de lo que tenía.

Se va la vida del hombre traicionado
Se despide una vez y para siempre
No tuvo a nadie que sollozara a su lado
Ni siquiera una carta de amistad en diciembre.

Adiós amor
Por siempre y para siempre
Si algún día quieres volver
Seré una nube sin color
Y tendré escrito en la frente
Un libro que nadie quiere leer.

Volví, quiero verte
Mirar, así de lejos, tu vida
Porque, aunque no pueda tenerte
Sigues viviendo... en mi pecho escondida.

Volví, porque mi corazón no te olvida
Oculto entre la gente te miraré al pasar
Aunque sé que haré sangrar mi herida
Y obligaré... a mi alma a llorar.

Volví, aunque todavía tengo el alma herida
Quiero hablarte nuevamente
De lo que ha sido mi vida
Y de aquel amor que juraste eternamente.

Es hora del sentimiento puro
El momento del vuelo del ave solitaria
Cuando el día no es claro... y tampoco es oscuro
Ese lúgubre momento en que termina la jornada diaria.
...
Cuando regresa en el aire el verso borrado
Cuando vuelvo a recordar que ya no está a mi lado.

En un rincón de mi alma llueve
Son gotas de sangre que lavan mi pena
Porque estoy seguro que si un día vuelve
Seré absuelto de esta amarga condena.

Para cuando regreses de ese viaje largo del que ya debiste volver,
hay un beso en mi boca esperando... junto a una vacía taza de café.

Es mi sonrisa el humo que se despide de mi taza de café
Y son mis dedos la caricia para ese amor que nunca dejé.

Me gusta que me mires cuando estás pensando
Que cierres los ojos y esperes mi beso
Me gustan tus manos cuando me estás amando
Y me vuelves loco cuando haces eso.

Me gusta cuando lloras y puedo secar tu llanto
Me gusta cuando amas con ese silencio santo
Me gusta cuando duermes en mí pensando
Me gusta cuando ríes y me sigues besando.

Quise recordarte cuando ibas de su mano,
quise dejar de amarte,
pero hay amores como el cielo,
que por más lejanos que parezcan viven en nosotros como el agua en el río,
como diciembre en el año.

Fue en esa hora de estrellas y nubes viajeras
cuando tu mirada sedujo la mía
y bebimos de esa fuente hasta dejarla vacía.

Me gusta tu cielo aunque no sea el mío
Me gusta pasear por tu solitaria playa
Me gusta tu inocente albedrío
Me gusta que me digas que nunca me vaya.

Me gusta verte mirando al luna
Me gusta que corras para que yo te alcance
Me gusta cuando hueles las rosas una por una
Me gusta cuando me llamas para que te abrace.

Me gusta cuando ríes y tu rostro se sonroja
Cuando me besas sin besarme
Me gusta cuando el rocío de la madrugada te moja
Y cuando te detienes de pronto sin mirarme.

Me gusta que te acerques silenciosamente
Me gusta que me mires cerrando los ojos
Que me digas que siempre estoy en tu mente
Me gusta cuando estamos completamente solos.

Me gusta despertarte besándote la boca
Escucharte susurrar los buenos días
Que me acaricies el pecho y te vuelvas loca
Y que me digas que soy todo lo que querías.

Me gusta que regreses cuando ya no te espero
Me gusta que te enojes conmigo
Me gusta haber sido yo el primero
Me gusta que sea siempre mi pecho tu abrigo.

Extiendo mi mano y siento tu pelo
Descubro mi pecho y me amas
Siempre quise tenerte y anhelo
Que jamás se me quiten las ganas.

Cuando se fueron todos te esperaba
Mi corazón te veía venir
Mi vida aguardaba tu llegada
Para resucitar y volver a morir.

Quizás un día sabrás que te quise
Y solloces sobre mis versos de amor
Pero nunca sabrás lo que perdiste
Ni podrás medir este inmenso dolor.

Qué sola se queda la tarde
Mientras vuelven las nubes sobre el mar
Qué triste es este amor cobarde
Que jamás se atrevió a volar.

A veces me escondo en la tarde para ver llegar el ocaso que enamorado del cielo danza en el lago como bailarina prisionera en la mansión del tiempo.

Abrázame ahora y despidámonos para siempre
Borremos las huellas de lo vivido
Te dejaré un beso en la frente
Déjame de tu amor, el olvido.

Me acostumbraste a llorar en tu hombro
A sentir tu mano en la mía
A vivir amando mientras moría
Hoy busco un lugar solitario... y a sollozar me escondo.

Vendo:
El canto del río
El lirio del acantilado
El gris de la tarde
El enojo olvidado

Vendo:
La libertad de la ola
La mirada del mendigo
La franqueza de un niño
La palmada del amigo.

Quiero una noche plenilunada
Para escuchar cantando mi corazón
Para llevar en brazos mi amor a la cama
Y amarla tanto hasta perder la razón.

Huellas que jamás se han de borrar
Palabras cariñosas
Lindos sueños por alcanzar
Estrellas jugando en el mar
Hojas de palmeras melancólicas
Años que nunca habré de olvidar.

Estaré contigo
En el umbral de esa puerta
En la esquina olvidada
Junto al farol dormido
De mi calle desierta.

Estaré contigo
Aunque no me esperes
En mis viejas cartas
Cuando el sol se muere
Y en la silla para dos cuando haces falta.

Estaré contigo
En las tardes de lluvia
Cuando regrese tu noche triste
Cuando nadie te espere
Y como estuve en el día que te fuiste.

Estaré contigo
En tu nublado recuerdo
Cuando bebas tu llanto
En tus mañanas de invierno
En tu tormenta
En tu desencanto.

Estaré contigo
Sin que tu corazón lo sepa
Seré el calor de tu abrigo
La almohada de tu cama
El  café en tu mesa.

Estaré contigo
Cuando camino solo
En la palabra adiós
En el jardín sin rosas
En el dolor que ignoro
Al pedirle a Dios
...y en esas pequeñas cosas.

Estaré contigo
En ese momento a solas
En tu místico equipaje
En el rumor de las olas
Y en tu último viaje.

Estaré contigo
En la nube que pasa
En el recuerdo de un buen amigo
Seré la lluvia que visita tu casa
Aunque el invierno ya se haya ido.

Volvieron los años a convertirse en meses
Regresó a las nubes, el invierno
He pagado mi traición con creces
Aspiré al Cielo y obtuve el infierno.

Por qué tengo que amarte
Enfrentar ese desprecio tan cruel
Diera la vida por ignorarte
Pero eres como un tatuaje en mi piel.

Llena el hombre, de sueños su mochila, y camina en la soledad de su tiempo,
Y al llegar la noche, a su cama se retira, a escuchar las quejas del viento.

Cuenta sus huellas el viento
Huele a otoño la primavera
Y es solemne su sentimiento
Cuando una mujer espera.

Se convierte en mañana la tarde
Canta en el río la ribera
Y aunque haya frío su pecho arde
Cuando una mujer espera.

Es de mañana
Una gota de rocío se estremece sobre un pétalo que está por desprenderse
Un rayo de sol en su corazón se mete y la hace recordar su hogar en esa lejana nube, que al parar la brisa, desaparece.

Café
Para esa mañana de sábado
Cuando acaricio recuerdos
Cuando lamo mis heridas
Bajo la sombra del viejo álamo
Con la ausencia de usted.

Café
Espejo donde nada mi llanto
Pues después de quererla tanto
Sin un adiós de me fue.

Café
Leyendo cartas rotas
Caminando sin dirección alguna
Con frías lágrimas que son gotas
Y yo más solo que la luna.

Café
En una silla para dos
Sin ternura, amor, ni fe
Con un nuevo verso en los labios
Con una respuesta y un por qué.

Vuelve la noche con su vestido azabache
Me abraza con sus brazos fríos
Y llora mi corazón sin que nadie lo escuche.

Se nos va la vida y se pinta de gris el paisaje
En su última mirada escribe poesía en el aire
...
Su tarea está terminada.

Se nos va la vida partiendo en dos el amor
Abrazando en el aire al monte
Despidiéndose del valle
Sonriendo al cantor.

Se nos va la vida dejando el aroma del dolor
Cartas jamás escritas
Versos en un corazón
Palabras de amor benditas y una triste ilusión.

Se nos va la vida como ave que ya no canta
Queda su espacio en la mesa
La celda donde estuvo presa
Y su espacio en la fiesta.

Se nos va la vida entre la tarde y la noche
Sin decir nada
Con la mirada cansada
Y su vestido de luto
Sin dejar ni un reproche.

Se nos va la vida entre una y otra cosa
Quedan los besos reprimidos
Muchos abrazos nunca dados
Sonrisas en la soledad.

Se nos va la vida sin decir adiós
Se borran las penas
Las heridas
Se seca el llanto
Enmudece el sollozo
Y se marchita la flor.

Hoy te digo adiós
Mientras con una mano enjugo mis lágrimas
Hay cosas que solamente las sabe Dios
Como solo conoce el viento la soledad de las palmas.

Hoy te digo adiós
 Y lo expreso con toda mi alma
Fuimos inmensamente felices los dos
Pero no se traiciona cuando en verdad se ama.

Cae como llanto la lluvia
Se viste de soledad el horizonte
Y solloza mi corazón sin que haya
Un solo ser a quien le importe.

Tomé tu mano y besé tu pelo
Podía escuchar los latidos de tu corazón
...
No la he vuelto a ver, pero yo nunca me olvido de aquella ilusión.

Duerme mi amor mientras gime mi alma allá muy adentro
...
Es tanto el dolor que busco consuelo en otros brazos y no lo encuentro.

Se esconde en el fondo de mi corazón
Allí vive por siempre prisionero
Se asoma por la ventana de la pasión
Buscando a su desconocido compañero.

Amarte con deseos
Entender que en la cárcel del amor
Tu corazón y el mío son tímidos reos
Domados por eso que llaman dolor.

Amarte así
Con el tiempo limitado
Quererte porque sí
Viendo que otro vive a tu lado.

Llueve en el corazón del hombre que se ha quedado solo
La lluvia baja por el muro donde escribió su pena
Se confunden la lluvia y su lloro
Y siente añoranzas de su luna llena.

Camino silencioso del que nunca se regresa
Paciente recorrido de la luna
Palabra de amor que tiene a mi alma presa
Mujer
Enamorada
Bella
Digna
Y fiel como ninguna.

Vieja ciudad
Con solitarios parques y oscuras calles cansadas
Desierta parroquia donde aprendí la verdad
Bellas enseñanzas del Maestro,
por la mayoría de la gente,
olvidadas.

Allá
Muy lejos
Donde duermen mis sentimientos
Allá
En la azul distancia
Aún te esperan mis brazos...
...con ansias.

Sueña el río mientras se va
Y en su recorrido besa las orillas
Sabe que a la selva jamás volverá
Como no regresan las hojas caídas.

Quién dijo que no era amor
El beso a la foto guardada
Esa sonrisa cuando sentía dolor
Y la almohada siempre mojada.

Duerme mi amor entre las paredes que lo mantienen preso
...
Y entre los sollozos se aparece entre labio y labio un moribundo beso.

Oscurece en el jardín de mi noche
Las lágrimas son las estrellas de mi cielo
Grita mi dolor sin que nadie lo escuche
Sin que a ninguno le importe lo que anhelo.

Ese verano
Nuestro último verano.
No sé si supiste que te amé, que te amo
Pero
En las sonrisas de despedida
Hubo pena y una lágrima en mi corazón escondida.
No fue de amigo ese abrazo
Te ibas con él
Como se va la luz en los ocasos
Y yo seguía soñando... con tenerte en mis brazos.

Fue un día especial
Distinto a todos
Tomaste mis manos y en un largo beso me lo diste todo.
Fue una noche sin igual
Tú y yo solos
Dormiste en mi pecho, me amaste a tu gusto, te amé a mi modo.

Hora de la que no quedan huellas
Infinita distancia que en el horizonte se esconde
Amé a las mujeres más bellas
Pero solo contigo me sentí hombre.

Dormimos bajo las estrellas
Nos dejamos llevar por la pasión
No sabíamos que habían noches tan bellas
Mucho tiempo ha pasado, pero yo nunca me olvido de aquella ilusión.

Tomé su mano y besé su pelo
Podía escuchar los latidos de su corazón
No la he vuelto a ver
Pero yo nunca me olvido de aquella ilusión.

Para cuando regreses de ese viaje largo del que ya debieras volver,
Hay un beso en mi boca esperando... junto a una taza de café.

Es mi sonrisa el humo que se despide mi taza de café
Y son mis dedos la caricia para ese amor que nunca dejé.

Café
El agua que acaricia mis pies
La voz de un recuerdo diciéndome adiós
Esa melancólica última vez
Y el retrato de los dos.

Así te pinté
Con el amor en la risa
Con las manos llenas de ternura
Con tu pelo de caricias.
Así te imaginé
Con la alegría en la boca
Con tu paso enamorado
Con tus brazos de mariposa.

¿Por qué tengo que amarte y ocultarlo, porque nadie lo debe saber?
...morir cada día'?
...sentir esa agonía?
...quitar tu aroma de mi piel?
¿Por qué no puedo decir que soy tu hombre y que tú eres mi mujer?

¿Por qué tengo que dejarte,
Que olvidar:
Nuestras mañanas
Nuestras noches
Nuestras tardes?
¿Por qué no puedo amarte,
Sentir:
Que eres mía
Que soy tuyo
Que puedo de besos llenarte?

Volvió con la timidez de una margarita
Se sentó a la puerta y esperó por nadie
Se llenaron de lágrimas los ojos de la pobrecita
Y sus brazos cansados abrazaron al aire.

Esa era mi playa
Y la suya también
Aunque hoy lloramos al recordarla
Hubo música en ella... la pasamos muy bien.

Recorro tu pecho con ganas de ese sabor a ti
Y me reprocho por todo el tiempo que sin tu amor viví.

Coloco mi boca en la tuya y mis manos en la espalda
Para besarte como nunca te han besado mis ganas.

Duele
Ver alejarse el amor
Saber que nunca volverá
Es que el hombre cuando quiere
No sabe hacia donde va.

Se fueron alejando mis días felices
La nostalgia todo lo llenó
Aunque sanas, sangran las cicatrices
De un triste corazón que nunca olvidó.

Mundo nuestro
Mundo de los dos
Hermosa vida llena de momentos que serán recuerdos tuyos y míos
Paraíso donde nos puso Dios para que viviéramos un gran amor
Melodía divina que al amanecer le canta a la vida
Que al atardecer le canta al Creador.

Noche que afinas mis sentidos
Que llenas de pasión mi ser
Profunda noche que escucha los latidos
De mi corazón sediento de querer.

Viví un romance que pareció un sueño
Un amor tan profundo y grande como el mar
Pero mi preciosa amante tenía dueño
Y aunque no murió, tenía que terminar.

Es este amor cuerdo e inconsciente
El que lleva música alegre a mi corazón
El que en las tardes me entristece
El que hurta mis sentimientos como vil ladrón.

Es este amor tan triste y solitario
El que ha contado todas mis primaveras
El que a escondidas anota en mi diario
La mitad de mis días y mis noches enteras.

Es este amor que me visita a diario
Que entre las sombras me espera
Que marca las hojas de mi calendario
Y que estará conmigo hasta que me muera.

Es este amor casi desconocido
El que me ha hecho perder la razón
Pues recordando siento que olvido
Y borro la historia de mi corazón.

A mi lado tu recuerdo
Años que ya se fueron
Huellas de un amor que pudo ser eterno
Golondrinas que nunca volvieron.

El mundo nos prohibió amarnos
La vida nos llenó de espinas el camino
Pero tú y yo nunca vamos a olvidarnos
Nos querremos aún en contra del destino.

Corazón viajero que tienes como meta el cielo
Que encada nube tienes una amante
Y a cada estrella le dices te quiero
Y ninguna boca ha logrado domarte.

Era nuestro camino un sendero de flores
Un mundo mágico para soñar
Un cielo de luces de colores
Un amor que nunca debió terminar.

Se fueron las tardes con el invierno
Aún se ve su llanto en cada hoja
Sus lágrimas cuelgan como diciendo
Regresa pronto, alivia mi congoja.

Hace tiempo que camino solo
Que es sola mi hora de sentir
Que hay recuerdos en cada paso
Que me mantienen vivo aunque ya no sé vivir.

Siempre habrá en mi boca un beso para ti
En mi reloj está marcada la hora de nuestra próxima cita
Mi corazón tiene guardado ese abrazo que te di
Y mi cama espera ansiosa tu visita.

Se quedó sola la mañana de mayo
Se durmieron las estrellas tempranas
Se convirtió en mi amigo su engaño
Se borran de mi mente sus palabras.

Miro la tarde morir en los brazos de doradas nubes sentadas en el horizonte
...
Y vuelvo a sentir tus besos mientras escucho el melancólico cantar de un sinsonte.

Bailabas con él como si estuvieras danzando conmigo
Sentías mis manos en tu talle
Mi boca en tu boca
Y deseabas escuchar lo que yo te digo.

Una rama seca sostiene a una bandada de garzas
Las hojas maduras, en el suelo descansan
Hay aroma a tierra mojada
Y en el otro lado del camino me oculto a mirarte cuando pasas.

Es hora de un tiempo que no existe
Marcada en el reloj del corazón
Es la hora de ese día largo en que te fuiste
Que me abandonaste sin razón.

Se cubre de luna el espejo del lago y bajan las estrellas a soñar
...
...una garza enamorada de una, le canta en silencio sus penas al mar.

Besa el rocío el pétalo caído y lame la brisa sus heridas
Es de noche
Las mariposas se han ido
Y en el césped los amantes juntas sus vidas.

La sonrisa de un bebé es una tierna mezcla de pasado y futuro
De inocencia y osadía
Es un aplauso por una escena que no se ha escrito todavía
Es el tímido rocío temblando en una hoja
Es música
Canto y poesía
Es la esperanza de que el hombre no deje de ser humano algún día.

Estoy de tu vino sediento
Y de ti tengo hambre
Como la palmera, del viento
Como de la pradera, la liebre.

Se vuelve contra mí mi nostalgia
Se llenan de llanto mis tardes
Se despide de mi noche la magia
Se escucha su sollozo en los aires.


🔹

Seguidores

Solamente Por Un Día

Solamente Por Un Día
Especie Rara